Cárcel submarina de Rummu, Estonia

La prisión de Rummu, que abrió sus puertas en la década de 1.940 durante el auge de la Unión Soviética, en lo que hoy es Rummu, Estonia, se construyó en un lugar conveniente: cerca de una cantera de piedra caliza en la que trabajarían forzosamente los reclusos.

El trabajo forzoso en el sitio continuó hasta la caída de la Unión Soviética en 1.991. Después de que se cerrase la prisión, la cantera se llenó rápidamente de agua subterránea y, como ya no había nadie más para bombear el agua, sumergió en ella algunos de los edificios de servicios públicos carcelarios, así como la maquinaria. Se creó un gran lago.

Hoy en día, el lago de aguas cristalinas que se formó en el sitio de la cantera se ha convertido en un lugar para la fotografía de naturaleza, senderismo, buceo y un lugar de verano para eventos musicales y deportivos. El lago tiene una apariencia única debido a los minerales que se disponían allí cuando todavía era un sitio de excavación.

Y aunque nadar y bucear en el lago es extremadamente peligroso, muchos visitantes ignoran las señales de advertencia. Al menos 2 de ellos han perdido la vida allí durante los últimos años.

Cárcel bajo el agua

Rummu submarino

Rummu bajo el agua

Rummu






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *