Club de striptease japonés abandonado

Este club de striptease abandonado fue descubierto en algún lugar de la prefectura japonesa de Okayama por un bloguero y explorador urbano llamado Abandoned Kansai (a quien pertenecen todas las fotos que vemos a continuación). No se sabe mucho sobre el lugar, salvo su nombre, «Sightseeing Theater«.

El fotógrafo (Abandoned Kansai) describió su exploración de la siguiente manera:

Parece que la tarifa de entrada era de 3000 yenes (23€) […] A la derecha había una entrada lateral que conducía directamente a la tan conocida sala de striptease con su escenario naranja e innumerables taburetes atornillados al suelo. Bueno, innumerables, supongo que había alrededor de 150, a veces con tan solo unos 15 centímetros entre ellos […] Detrás del escenario había una pequeña habitación con una cama y, desde allí, un pasillo oscuro y estrecho con un suelo incómodamente blando conducía a otra parte del edificio, una parte que estaba aún más cerca de la entrada principal cerrada.

Cuando salí de aquella oscuridad, di unos pasos directamente hacia un escenario. Un escenario mucho más grande en una habitación mucho más grande de la que acababa de dejar. Mientras que la primera ubicación estaba un poco en mal estado y con mal gusto, con flores de plástico por todas partes y águilas gigantes pintadas en la pared, la segunda habitación era, en realidad, bastante similar; simplemente más grande, más espaciosa y en mejores condiciones. Cerca del escenario estaban los mismos taburetes diminutos atornillados al suelo, pero con un poco más de distancia entre ellos. Las últimas tres filas me recordaron a los antiguos asientos de cine, de una calidad mucho mejor […]

Esta habitación era tan cliché del porno de los 70 que era difícil entenderlo. La decoración de plástico rosa barata era tan horrible que me sentí un poco avergonzado con solo mirarla, pero supongo que cuando estaba oscuro y te concentrabas en el escenario no importaba. Lamentablemente, no estaba completamente oscuro allí. Una luz brillante entraba por una puerta que daba al exterior.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *