Estación de esquí abandonada de Devils Nest

La estación de esquí abandonada Devils Nest se encuentra en el condado de Knox, en el noreste de Nebraska (Estados Unidos). Se inauguró en 1972 y se suponía que se convertiría en parte de un desarrollo de lujo de 100 millones de dólares que incluía un hotel de 25 pisos y casas de lujo.

Al principio tuvo cierto éxito con esquiadores que acudieron en masa desde lugares tan lejanos como Omaha y Lincoln para probar la docena de pistas con las que contaba. Para aquel entonces, se habían construido ocho apartamentos residenciales, un centro ecuestre y un club náutico.

Sin embargo, solo dos años después la Secretaría de Estado de Nebraska disolvió la sociedad responsable de la estación de esquí por no pagar los impuestos de ocupación corporativa. Los desarrolladores del proyecto culparon a la baja escasez de público y al declive del clima económico. Finalmente los bancos embargaron la propiedad en 1975. Ya en 1977 la propiedad fue vendida en una subasta para satisfacer los costes de los juicios.

Hoy en día, solo cables oxidados y sillas en descomposición permanecen entre los álamos y árboles de hoja perenne en la tierra donde Jesse James y otros forajidos del salvaje oeste solían esconderse de la ley.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *