Estadio de Maracaná en Río de Janeiro

El icónico estadio de Maracaná de Río de Janeiro tiene una larga historia que se remonta a 1.950. Fue entonces cuando se inauguró para albergar la Copa del Mundo de 1.950, donde Brasil fue derrotado 2-0 por Uruguay. La asistencia total a aquel partido, célebre como el «Maracanazo» fue de 199.854 espectadores, lo que le convirtió en el estadio más grande del mundo.

En las décadas siguientes, Maracana organizó partidos de fútbol entre los principales clubes de fútbol de Río, finales de las copas nacionales de fútbol, ​conciertos y grandes eventos deportivos en general, incluida la ronda final de la Copa América 1.989, los Juegos Panamericanos de 2.007, la Copa Confederaciones de la FIFA 2.013, la Copa del Mundo 2.014 y los Juegos Olímpicos de Verano 2.016.

Aunque se inauguró en 1.950, la construcción de Maracaná no terminó oficialmente hasta de 1.965. En 1.992, después del derrumbe de una tribuna superior durante un partido de fútbol que causó la muerte de 3 espectadores, la capacidad de Maracaná se redujo considerablemente. Otra renovación en 2.000 dejó su capacidad en 103.000 espectadores, mientras que una renovación posterior que mantuvo el estadio cerrado entre 2.005-2.006 la redujo a 87.000 espectadores.

Otra reconstrucción importante y costosa, que incluyó la construcción de un nuevo techo, se lanzó en 2.010 para preparar el estadio para la Copa Mundial de 2.014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Después de los Juegos Olímpicos de Río, el estadio de Maracaná ha permanecido vacío y sin uso, mientras los clubes y las autoridades discuten sobre quién debería hacerse cargo. Ahora, el estadio es propiedad del gobierno del estado de Río de Janeiro. Sin embargo, nadie paga su mantenimiento debido a la profunda crisis que asola Brasil.

Actualmente Maracaná ha sido abandonado, saqueado y destruido en muchas de sus partes, quedando parcialmente en ruinas.

El estadio de Maracaná es la última víctima de la maldición de los Juegos Olímpicos, con lugares deportivos e instalaciones abandonadas tras el paso del evento. Si te interesa ver más instalaciones abandonadas tras los Juego Olímpicos de Río de Janeiro, haz click aquí.


Estadio de Maracaná, oficialmente «Estadio Jornalista Mário Filho».






Un comentario

  1. Pingback: Sedes olímpicas de Río, abandonadas 6 meses después | Abandonado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *