Hotel nazi de Prora en Alemania

El mega hotel de Prora, en la isla de Rügen, en Alemania, es conocido por 8 grandes estructuras abandonadas, las cuales formaron parte de un proyecto turístico planificado por los nazis. Hitler imaginó un plan ambicioso para un gigantesco balneario, el «más poderoso y grande que jamás haya existido», bajo el ideal de que todos los trabajadores merecían unas vacaciones bajo el sol. El complejo albergaría 20.000 camas y en el medio se erigiría un enorme edificio. El complejo tenía que ser convertible en un hospital militar en caso de guerra.

La construcción se llevó a cabo entre 1.936 y 1.939 como un proyecto de Kraft durch Freude (o KdF). El concurso de diseño fue supervisado por el arquitecto jefe de Adolf Hitler, Albert Speer, y ganado por Clemens Klotz. De acuerdo con los diseños, todas las habitaciones se planearon con vistas al mar, mientras que los corredores y el saneamiento se ubican en el lado de la tierra. Cada habitación de 5 por 2,5 metros (16 por 8 pies) debía tener dos camas, un armario y un lavamanos. Había baños comunes, duchas y salones de baile en cada piso. Los edificios se extenderían a lo largo de una longitud de 4,5 kilómetros (2.7 millas) y estarían a aproximadamente 150 metros (500 pies) de la playa.

Todas las principales empresas constructoras del Reich y un total de 9.000 trabajadores participaron en el proyecto. Sin embargo, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, la construcción se detuvo. Los ocho bloques de viviendas, el teatro y el cine del complejo quedaron vacíos, mientras las piscinas y el salón de fiestas nunca se materializaron. Durante la campaña de bombardeos de los aliados, cientos de personas de Hamburgo se refugiaron en uno de los bloques de viviendas y más tarde los refugiados del este de Alemania también fueron llevados a este lugar. Al final de la guerra, los edificios de Prora albergaron personal auxiliar femenino para la fuerza aérea Luftwaffe.

Después de la guerra, el ejército soviético tomó el control del área y estableció una base militar en Prora, demoliendo dos edificios a finales de los años cuarenta. A finales de la década de 1.950, el ejército de Alemania del Este reconstruyó varios de los edificios para albergar unidades del Ejército Nacional Popular. Después de la reunificación alemana, las artes de los edificios fueron utilizadas desde 1.990 hasta 1.992 por la Escuela Técnica Militar del Bundeswehr y, desde 1.992 hasta 1.994, para alojar a solicitantes de asilo de los Balcanes. A partir de los años 90, gran parte de los edificios fueron saqueados y destrozados, con la excepción del Bloque 3, Prora Center, que desde 1.995 hasta 2.005 albergó una extensa variedad de museos, exposiciones y galerías.

A partir de 2.004, el sitio comenzó a venderse individualmente para diversos usos. Algunos de los edificios se convertirán en hoteles, otros en tiendas y apartamentos. También se construirá una residencia para ancianos y un centro comercial. O al menos eso está planeado… De momento, gran parte del hotel nazi de Prora permanece abandonado.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *