Hotel Pyongyang en Corea del Norte

Se suponía que se convertiría en el hotel más alto del mundo. En cambio, se convirtió en el edificio abandonado más alto del mundo.

El hotel Ryugyong, con forma de pirámide, tiene 330 metros de altura y es una de las características más destacadas del horizonte de Pyongyang, en Corea del Norte. La estructura, de 105 pisos, originalmente estaba destinada a albergar cinco restaurantes giratorios y entre 3.000 y 7.665 habitaciones.

La construcción comenzó en 1.987 y fue la respuesta de Corea del Norte a otros desarrollos de gran altura que tuvieron lugar en ciudades de todo el oeste y Asia durante la Guerra Fría. Para el liderazgo norcoreano, también fue un intento de atraer a inversionistas occidentales al mercado. Estaba previsto que el hotel abriera sus puertas en junio de 1.989 para el 13º Festival Mundial de Jóvenes y Estudiantes, pero los problemas con los métodos de construcción y los materiales demoraron su finalización.

En 1.992, después de que alcanzase su altura esperada, la construcción se detuvo debido a la crisis económica y el hambre en Corea del Norte tras el colapso del bloque soviético. Para entonces, la construcción del hotel ya había costado 750 millones de dólares, consumiendo el 2% del PIB de Corea del Norte. Durante más de una década, el edificio inacabado quedó vacío, sin ventanas ni muebles, apareciendo como una enorme cubierta de hormigón mientras que una grúa de construcción oxidada se mantenía en la parte superior.

En 2.008 se reanudó su construcción por parte de la empresa egipcia Orascom. La compañía también hizo un trato para operar la red de telecomunicaciones de Corea del Norte e instaló antenas en la parte superior del edificio. Para el 2.011 el trabajo había terminado. El hotel Ryogyong estaba equipado con ventanas, pero no se había trabajado mucho en el interior. Desde entonces, ha habido muchos rumores sobre la apertura definitiva del hotel, pero hasta hoy permanece desocupado.






Un comentario

  1. Pingback: Los 24 edificios más feos del mundo | Destino Infinito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *