Parque de atracciones Lake Shawnee

Encantado o no, el parque de atracciones Lake Shawnee en el lago Shawnee, en Virginia Occidental (Estados Unidos), desde sus inicios no tuvo un futuro prometedor y poco a poco fue sufriendo y muriendo en soledad.

Anteriormente, el área de Lake Shawnee fue el lugar de la masacre de la familia Clay. Hasta 1.783, el condado de Mercer fue el hogar de una tribu de nativos americanos. Cuando una familia europea intentó asentarse en aquellas tierra, comenzó una guerra por el territorio. Un día, mientras el patriarca de la familia, el granjero Mitchel Clay, salía de caza, los nativos asesinaron a su familia, incluido su hijo menor Bartley. También acabaron con la vida de su hija Tabitha, quien fue apuñalada, y con su hijo mayor, Ezekial, quien fue secuestrado y quemado en la hoguera. Después de enterrar a su familia, Mitchel Clay reunió a un grupo de colonos blancos y se vengó asesinando a varios nativos americanos.

Siglos más tarde, la trágica historia del sitio no impidió que un hombre de negocios llamado Conley T. Snidow comprara la granja Clay para convertirlo en un parque de atracciones. El parque incluía un juego de columpios, una noria y un estanque para nadar. Posteriormente, siguieron más muertes.

Una niña perdió la vida tras un accidente en los columpios, mientras que otra pequeña se ahogó en el estanque del parque. En total, 6 personas murieron dentro del parque de atracciones Lake Shawnee. En 1.966, Lake Shawnee fue abandonado.

El nuevo propietario del terreno afirma que el parque de atracciones está encantado y se pueden escuchar los chirridos de la oxidada noria incluso estando parada. Dice que incluso ha visto a una niña cubierta de sangre. Como era de esperar, ofrece visitas pagadas al parque «embrujado».






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *