Baños de la ciudad de Durham, en Inglaterra

Los baños y lavaderos de la ciudad de Durham, en el noreste de Inglaterra, se abrieron en 1.932 para reemplazar una antigua piscina con suelo de turba que convertía el agua en barro. La piscina principal medía 75 pies por 30 pies (23 metros por 9 metros) y era lo suficientemente grande como para albergar competiciones de la «Amateur Swimming Association».

El calor de las nuevas piscinas se desviaba hacia salas de secado caliente para permitir, por aquel entonces, que las mujeres lavaran y secaran a la vez la ropa de otras personas. Las salas se mejoraron con decoraciones de yeso de juncos y lirios de agua en el techo acanalado. Había también balcones sostenidos por un par de columnas de arenisca en forma de flores de loto en cada extremo de las salas.

Los baños de la ciudad de Durham estuvieron abiertos hasta julio de 2.008, después de permanecer en un estado desolado durante los últimos años. Hubo planes para demoler el edificio y dar paso a un desarrollo de viviendas, sin embargo, esos planes fracasaron. Los baños se encuentran a día de hoy abandonados y los exploradores urbanos son sus únicos visitantes.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *