Fábrica de automóviles Packard en Detroit

Cuando se abrió «Packard Automotive Plant» en 1.903 en el lado este de Detroit (Míchigan, Estados Unidos), se la consideró la instalación de fabricación de automóviles más moderna del mundo. Construida sobre 16 hectáreas de terreno, el edificio principal se extendió por 325.000 metros cuadrados. Fue la primera vez que se utilizó hormigón armado para un edificio de la industria del automóvil. En el interior, hábiles artesanos involucrados en más de ochenta comercios fabricaron coches de lujo para Packard Motor Car Company y más tarde para Studebaker-Packard Corporation .

El complejo de la fábrica cerró en 1.958, aunque otras empresas operaron partes concretas de las instalaciones o las usaron para almacenamiento hasta finales de la década de 1990. En 2.010, el último inquilino del complejo, Chemical Processing, anunció su intención de desalojar las instalaciones después de 52 años.

Desde su abandono, el edificio ha sufrido graves actos de vandalismo, mientras que gran parte del cableado y otros materiales de construcción se han eliminado. La planta a menudo es visitada por artistas de graffiti, exploradores urbanos y scrappers de automóviles.

Muchos intentos de vender la planta en los últimos años fracasaron, hasta que un inversor español la compró por 405.000 dólares en 2.013. El inversor, de apellido Palazuelo, planea hasta seis usos diferentes para el proyecto (residencial, minorista, oficinas, industria ligera, recreación y arte), el cual costará alrededor de 350 millones de dólares y se alargará durante los próximos 10-15 años. El primer trabajo de reurbanización en el sitio comenzó en 2.014.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *