Antigua prisión Bijlmerbajes, en Ámsterdam

El complejo de la prisión de Bijlmerbajes, en Ámsterdam, Países Bajos, fue construido como una «prisión humana» y se inauguró en 1.978.

Situado cerca de la estación de tren de Amsterdam Amstel, el completo consta de seis edificios (o torres) de gran altura, cada uno de los cuales funcionó como una prisión independiente. Los edificios están unidos por un túnel de 260 metros (850 pies) de largo llamado «Kalverstraat».

Además de los seis edificiones, también hay seis patios (una para cada edificio), tres gimnasios y un pequeño edificio religioso que funciona como iglesia y mezquita. Un edificio central albergaba la cocina, salas de recepción de visitantes, departamento de procesamiento de entradas y las oficinas.

Al ser una «prisión humana», las ventanas no tenían rejas al principio. Sin embargo, resulta que el vidrio no era irrompible, por lo que las barras se ajustaron retroactivamente. En cada edificio, que mide 14 pisos de altura, cada dos pisos opera como un departamento diferente, conectado a través de escaleras abiertas. Los prisioneros solo podían utilizar dos ascensores y hubo un pequeño ascensor especial disponible para el personal. Cada departamento penitenciario acomodaría diferentes tipos de presos: reincidentes, drogadictos, presos con problemas psicológicos, presos por delitos leves, etc.

La prisión de Bijlmerbajes se cerró en junio de 2.016. Fue una de las varias cárceles que se han cerrado en los Países Bajos durante los últimos años debido a la baja tasa de criminalidad del país y las penas de prisión cortas. Sin embargo, la prisión permaneció vacía solo por un corto tiempo. A partir de 2.017, se está utilizando para albergar a los refugiados que buscan asilo, mientras que también funciona como un centro cultural para los locales. Mientras tanto, ya hay planes para transformar la antigua prisión en un nuevo vecindario alimentado por energía renovable y construido en gran parte con materiales reciclados.






Un comentario

  1. Pingback: Prisiones holandesas convertidas en hoteles | Destino Infinito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *